Castellucci se quedó sin excusas para no llamar a elecciones en la UNTDF

Fuente: Contextos Fueguinos – Con la publicación este viernes en el Boletín Oficial de la Nación de la Decisión Administrativa Nº 1995/2020 que lleva la rúbrica del Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, que habilita a las universidades e institutos superiores a reanudar sus actividades en forma presencial. A partir de dicha decisión, resta saber si el rector de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (UNTDF), Juan José Castellucci, permitirá (a través de sus acólitos en el Consejo Superior) la celebración de elecciones para definir a las nuevas autoridades que rijan los destinos de la institución, dado que los mandatos han sido prorrogados desde hace casi un año. 

Si bien se alegó desde el sector oficialista que la autonomía universitaria impide que se judicialice el proceso electoral interno de la casa de estudios, es verdad de perogrullo afirmar que no existe dicha autonomía en la UNTDF. ¿Cómo se explica sino la velada parcialidad que Castellucci asume invitando al ex presidente Evo Morales? ¿Cómo se explica sino la velada parcialidad que Castellucci asume participando de actividades junto al intendente de Ushuaia, Walter Vuoto? ¿Cómo se explica la cartelería semipartidaria contra el gobernador Gustavo Melella en el frente del edificio de la avenida Hipólito Yrigoyen? ¿Y qué decir de la firma de solicitada como parte de un frente de rectores peronistas cuando una Universidad no debe no sólo hacer gala de una posición partidaria sino que menos debe formalizarla en declaraciones públicas en medios de comunicaciones? ¿Y en relación a las intenciones de otorgar doctorados honoris causa a Cristina Fernández de Kirchner y al ex presidente de Ecuador, Rafael Correa? La autonomía no es una declamación: debe ser una realidad. Realidad que Castellucci ignora con alevosía. 

Es dable esperar que, ahora que existe una decisión administrativa para reanudar la actividades en las instituciones educativas de nivel superior, no universitario, universitario y de formación docente, Castellucci finalmente deje de hacer oídos sordos a la democracia y abandone las excusas de una pandemia para impedir el pronunciamiento de los distintos claustros que conforman la casa de estudios.