Denuncian al director de Radio Nacional allegado a Vuoto por censura contra programas que no responden al Municipio de Ushuaia

Gran estupor causó la decisión del director de Radio Nacional Ushuaia, Martín Enchieme -allegado al intendente Walter Vuoto-, de levantar un programa radial de producción local, GPS, que se emitía de lunes a viernes a las 13 horas. No es el primero que ejercen laderos del intendente. Lo que constituye un acto, lisa y llanamente, de censura contra un medio que no forma parte del séquito incondicional del camporismo ushuaiense, aún no motivó ninguna respuesta de parte de la conducción de la emisora ni mucho menos de la gestión del Municipio, que ya antes había incurrido en actos condenables, como el acomodo del subsecretario de Seguridad Urbana, Alejandro Ledesma, que recibió su vacuna VIP sin ser personal sanitario ni grupo de riesgo.  

Anteriormente, ya el Municipio incurrió en lo que podríamos calificar como “acto de disciplinamiento” contra un medio digital de noticias que divulgó lo que se dio en denominar “fake news”.

Pese a que podríamos discutir la veracidad de la información dada a conocer, también debemos tener en cuenta que, en estos casos, existe una herramienta a la cual puede recurrir cualquier funcionario si considera que lo dado a conocer no es real: se llama derecho de réplica y es una potestad que posee cualquier servidor público, sin necesidad de denunciar judicialmente a un medio de comunicación.  

La noticia del acto de censura por parte del camporismo imperante en la Radio Nacional, sí motivó la habilitación en la plataforma Change.org de una iniciativa para reinstaurar el programa, que ya cuenta con más de 250 firmas.

En dicha petición, explican que “El director de Radio Nacional Ushuaia levantó del aire de forma arbitraria el programa periodístico. La decisión busca censurar un espacio que permitía la pluralidad de voces”.  Además, relatan que “se emite desde 2012 (…) y no formará parte de la grilla de este año”.

Según citan, “Enchieme confirmó la novedad al afirmar ‘GPS no está en los planes de Radio Nacional’. Detrás de la escueta explicación del funcionario se esconde una clara decisión de acallar y censurar todos los contenidos de la emisora que no siguen los lineamientos del intendente Walter Vuoto.

Desde su llegada a la emisora, Enchieme intentó sistemáticamente utilizar un medio público nacional y ponerlo a los intereses políticos locales. Es decir que cualquier otro contenido -por ejemplo que priorice informar con criterio a los oyentes- no es tenido en cuenta”.  Sin embargo, esta censura no es acto reciente ni sorpresivo.

“La idea de coartar la libertad de expresión con el programa GPS se orquestó el año pasado. Sus ideólogos fueron el subsecretario de Comunicación Pública, Nicolás Pelloli, y el intendente Vuoto. En noviembre pasado, el Director le notificó a los trabajadores de planta que la continuidad de los programas de LRA10 quedaría sujeto a una evaluación que realizará la dirección. La medida fue tan arbitraria que sólo le solicitó proyectos al personal de planta y no a las producciones afines al Municipio de Ushuaia que trajo Enchieme al comienzo de su gestión”.  

Paradójicamente, apenas asumió Enchieme, se reunió con el intendente Vuoto y afirmó que tomaba como modelo la comunicación pública pensada por el presidente Alberto Fernández, en cuanto a que “en primer lugar garantiza igualdad; segundo por que no monopoliza la información y tercero porque la comunicación debe ser un bien social”.

¿De qué igualdad hablaba? ¿Qué entendía por no monopolizar la información? ¿Realmente habla de la comunicación como un bien social mientras censura?  Lo grave del antecedente es la naturalización de la censura contra quienes opinan distinto. Una democracia sólo se construye y se fortalece con un coro polifónico de voces que puedan expresar abiertamente sus opiniones y no reciban represalias por hacerlo. ¿Qué concepto de democracia tienen Vuoto, Pelloli y Enchieme? Sin lugar a dudas, en otro contexto de la historia, dirían que los argentinos “somos derechos y humanos”. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *