Transparencia Vuoto, transparencia cero

El principio de la transparencia en materia de gasto público es uno de los pilares para el fortalecimiento de la democracia, no sólo en los Estados Nacionales sino también en las divisiones políticas provinciales y municipales. En este sentido, la creación de portales que brinden información accesible y asequible sobre los gastos, su composición, su nivel de ejecución, es una de las herramientas a la que vienen recurriendo los gobiernos para garantizar mayor acceso a la información. El caso de la Municipalidad de Ushuaia no es precisamente el modelo de transparencia: no sólo no hay detalle de cuánto se paga a proveedores por mes, sino que se eliminó toda la información que estaba disponible en la página web oficial. 

En la sección Órdenes de Pago, donde debería constar cuánto se les paga a los proveedores y contratistas (incluidos los medios de comunicación en concepto de pauta oficial), no sólo no hay datos: se eliminaron los registros mensuales a partir de enero de 2019. Las Órdenes de Pago anuales, en tanto, no están publicadas desde 2018. El destino que el Ejecutivo Municipal hace de los recursos del Estado no sólo es desconocido: también se lo oculta (adrede) y no pareciera haber interés en el Concejo Deliberante en relación a conocer con certeza la razón del ocultamiento que ejerce Walter Vuoto sobre los recursos como si estos fueran propiedad privada de un grupo de funcionarios. 

En la sección Presupuesto, si bien en diciembre de 2020, los concejales resolvieron no dar su voto a favor del proyecto de presupuesto 2021, dando lugar así a un reconducido que otorga mayores discrecionalidades a las ya evidentes en el manejo de los recursos del Municipio; tampoco se puede acceder a los proyectos y los presupuestos efectivamente aprobados desde 2015, cuando se registra un salto de información de 2014 a 2021, tal como se puede advertir en la captura de pantalla. 

Por último pero no menos importante, es la arbitrariedad avalada por el Concejo Deliberante para que el Municipio disponga libremente y con facultades extraordinarias del dinero que los contribuyentes aportan mes a mes y cuyo destino se ignora. El sostenimiento de una estructura municipal basada en el despilfarro legalizado no puede ser posible sino es con el permiso y el silencio de quienes fueron electos para representar a los vecinos de Ushuaia. 

Fuente: Contextos Fueguinos