Javier Milei se mostró en un almuerzo con Sebastián Braun, familiar de los dueños de La Anónima, su cada vez más importante sostén económico para la campaña electoral, quien figura como el principal aportante privado de la campaña de La Libertad Avanza, con 30 millones de pesos.

Ya no solo resultan ser polémicos por declarar abiertamente que combaten la inflación remarcando precios todos los días en su cadena de supermercados, además de vender grasa en sus carnicerías y etiquetarlas como carne picada, sino que además ahora acomodan sus intereses apostando fuerte dentro de la campaña de Javier Milei para presidente.

Durante el mes de mayo, en el Círculo Argentino, el Yacht Club de Puerto Madero. Se organizo una cena de aportantes de Milei y se sentó uno de los ceos que más le milita la campaña, Sebastián Braun, parte del linaje de los dueños de la cadena patagónica de supermercados La Anónima y primo segundo de Marcos Peña Braun, ex jefe de Gabinete de Mauricio Macri.

El nexo de Milei con Braun se intensifica pero tiene antecedentes: en las legislativas del 2021, el único aportante privado que tuvo el candidato libertario fue Braun, con un millón cien mil pesos, según lo que en su momento se declaró en la Justicia Electoral. “Lo que nos dice es que hay que ayudarlo, que él va a hacer un esfuerzo extra”, contó otro ceo que anduvo por el Yacht y se cruzó a Braun.

Todo indica que la casta económica invertirá en Milei, en una carambola ideológica del destino, muchos de los que invierten hoy en Milei, también lo hicieron en Patricia Bullrich. A los que apostaron por esos dos candidatos en las generales, el empresariado más racional les encontró un simpático mote: “los amantes del caos”.

Las conexiones del “heredero”

Sebastián Braun le dicen “el heredero” porque pocos pueden explicar cuál es su actividad laboral más allá de lo que recibió de su familia, que no es poco. Fuentes en el Uruguay confiaron a este diario que Sebastián es dueño de los terrenos donde se instaló el parador La Huella, el más frecuentado por ricos y famosos de ambas orillas. Pero no son esos sus únicos activos conectados con el establishment político y económico.Junto a su hermano Carlos Braun -cuya esposa fue una de las tres testigos del casamiento de Macri y Juliana Awada-, Sebastián Braun en la sociedad de hermanos —Turismo Doss Sociedad Anónima regentea el hotel Esplendor, en El Calafate, que tiene un pasado polémico en los años del macrismo:

Esplendor El Calafate: imagen de Esplendor by Wyndham El Calafate -  Tripadvisor

Aunque Hotesur presentó un precio más económico, la empresa Turismo Doss S.A., empresa perteneciente a los hermanos Sebastián y Carlos Braun, parientes de los primos Marcos Peña Braun y Miguel Braun ganopara que los pilotos de Aerolíneas Argentinas pararan allí cuando aterrizaran en la ciudad. En su momento, Marcos Peña, primo segundo de Braun, fue consultado por el tema pero no pudo explicar ese tipo de acciones familiares.