Pelloli, Vuoto y la cortina de humo para tapar el escándalo de entrega de tierras a parientes y amigos de La Cámpora

La seguidilla de idas y vueltas en torno al terreno que se le adjudicó al periodista y actual subsecretario de Comunicación Pública de la Municipalidad de Ushuaia, Nicolás Pelloli, no habría tenido mayor objetivo que el de servir de cortina de humo del otorgamiento de un terreno en favor del cuñado del intendente Walter Vuoto, Pablo Omar Perez, subsecretario de Desarrollo Comunitario, beneficiado con un terreno de más de 350 metros cuadrados, a un valor por la módica suma de poco más de 318 mil pesos.

Pérez, subsecretario de Desarrollo Comunitario, y pareja de Alejandra Vuoto, funcionaria de la Unidad Intendencia, ambos con un haber mensual de más de 113 mil pesos cada uno; fue beneficiado mediante Decreto Municipal 299/21, con la preadjudicación de un terreno en el predio identificado catastralmentre como Sección Q, Macizo 8a, Parcela 39, de la ciudad de Ushuaia, con un precio de venta provisorio de $318838.

Además, este procedimiento se enmarca en lo establecido en la Ordenanza Municipal 5286. Esta Ordenanza establece que se congelan los valores a la fecha de sanción de la Ordenanza 5055, que en su artículo 6° determina que “El precio de venta de los predios municipales cuyo destino sea para vivienda familiar única y permanente se determinará a partir de la superficie de cada parcela multiplicada por el valor del metro cuadrado, que se fija en el 4,4 por ciento del total general de los haberes correspondiente al grado 5 Servicio Mantenimiento y Producción del escalafón municipal. El valor del precio de venta será al momento de la adjudicación del predio.”

Al haber sido la Ordenanza 5055 sancionada en junio de 2016, los valores quedan fijados a esa fecha. Mientras los beneficiarios de la Urbanización General San Martín no sólo siguen esperando avances en las obras que les permitan empezar a avizorar una solución habitacional, con servicios incluidos tras los pagos que no sólo vienen afrontando hace más de cinco años sino que lo hacen con aumentos que no ven reflejados en mejoras en sus perspectivas, funcionarios cuyo principal mérito es poseer un vínculo consanguíneo con el intendente Vuoto o con su pareja, la secretaria de Hábitat, Lorena Henriques, resulta no sólo vergonzoso sino que constituye una acción impúdica que demuestra la impunidad con que se administran los bienes que son comunes a todos los vecinos, como es el acceso a la tierra.

Resulta curiosa la rapidez con la que se estaría beneficiando a funcionarios municipales en materia habitacional: Celeste Mendoza (pareja del hermano de la secretaria de Hábitat, Lorena Henriques); es otra de las presuntas beneficiarias de una solución, según se dio a conocer la semana pasada en medios locales, sin registrarse algún tipo de respuesta que desmienta la veracidad de dicha información, lo cual invita a pensar que quizá sea cierto el favoritismo con parientes y amigos del poder político municipal. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *